945 35 86 17
945 35 86 17

Norgara

¿De qué hablamos cuando hablamos de presencia?

Presencia

¿De qué hablamos cuando hablamos de presencia?

Desde hace un mes tengo la intención de escribir unas líneas sobre la presencia, y hasta hoy me ha sido imposible. A pesar de ser un tema que forma parte de mi cotidianidad, con el que llevo años trabajando y que diría quizás que es la base de mi trabajo no emergía ninguna palabra, hoja en blanco, solo silencio… hoy justo me he dado cuenta que tenía todo el sentido del mundo porque la presencia es justamente eso, SILENCIO.
Un silencio interno, VACÍO de palabras, que me posibilita vivir/vivirme, no pensar/pensarme, que me conecta profundamente con la vida y que da protagonismo al cuerpo y los sentidos permitiéndome habitar cada momento.
Una mente en blanco donde se proyecta y amplifica la vivencia del AHORA, momento a momento, paso a paso en cada instante, como una melodía que va escribiéndose mientras se canta.
Sin recordar lo que fue ni anticipar lo que será o podría ser, atendiendo a lo que está, presente en el SER y presente en el HACER.

…y mientras voy escribiendo esta “melodía” me voy sintiendo más tranquila, sosegada, liviana.

Sí, es mucho más fácil (¿o sencillo?) vivir con presencia. Y también más pleno; la presencia es sin duda quien nos posibilita saborear la vida, VIVIR plenamente.

silencio
El primer reto es lograr ese silencio interior, y no es tarea fácil con el montón de tareas, quehaceres, responsabilidades, horarios, cantidad de información ….buf!!! a los que estamos “sometidas” cada día. Es fácil encontrarme pensando en esa reunión importante que voy a tener con x cliente mientras estoy con mis hijos, en el montón de cosas que tengo que hacer mañana cuando estoy con mi pareja, en que tengo que ir a recoger a los niños mientras estoy en el trabajo…Cuando en una situación/ámbito/relación aparecen pensamientos inútiles(para ese contexto) que pertenecen a otra situación/ámbito/relación solamente nos quitan energía vital.
Existen numerosas técnicas que nos ayudan a silenciar la mente: meditación, mindfulness, yoga…Una práctica sencilla que a mí me sirve para silenciar la mente en lo cotidiano es regalarme micromomentos ( de 1 a 5 minutos) durante el día para parar a respirar conscientemente o para observar mi cuerpo. Es una manera de ralentizar la actividad(a veces frenética) de la mente para que haya el menor número de interferencias (pensamientos innecesarios).
El silencio es la base de la presencia pero diría que estar presente es además una elección y una acción; se trata de ELEGIR vivir cada momento al 100%, siendo y estando en lo que es aquí y ahora, tanto con lo más agradable como con lo que no lo es tanto y ACCIONAR para poner
toda la atención en este momento (y no otro), en este lugar (y no aquel), con estas personas y realizando estas acciones (no las que podrían ser, o fueron o serán).

COMPARTELO