945 35 86 17
945 35 86 17

Norgara

Experiencias de masaje infantil

Experiencias-del-masaje-infantil

Todas las madres saben que sus hijos deben ser acariciados, mimados, abrazados o mecidos. Pero sólo desde mediados del siglo XX, los científicos investigan la trascendencia clínica del masaje infantil y examinan «la Biología del contacto» (1)

No hay duda de que justificar objetivamente los beneficios del tacto y del masaje infantil es un punto de apoyo importante; esta práctica ha sido llevada a cabo durante siglos en culturas de todo el mundo y someter sus beneficios a validez y fiabilidad nos da más fuerza para insistir hasta conseguir que el masaje infantil sea una práctica conocida y reconocida.

Pero no quiero olvidarme del factor humano, las vivencias subjetivas de quienes ya lo han descubierto son igualmente importantes para mí. Por ello, pregunté a algunas familias que han realizado el curso de masaje infantil si les apetecía compartir su experiencia, cómo fue para ellas y cómo lo viven actualmente.

Ésta es la experiencia que relata Daniela, una mamá que vino a norgara hace ya 2 años:

<<Cuando decidí hacer el curso la idea que me movió fue buscar algo para que me ayudara a tranquilizar a mi pequeña en los momentos de crisis.

Como lo iba a hacer era metiendo el masaje dentro de una rutina diaria, por ejemplo después del baño de la noche, para que ella fuera asimilando las sensaciones positivas del contacto.

No sé si hubiese sido lo mismo sin este curso, pero se que este tipo de contacto con la peque ha establecido realmente una manera de conectar con ella.

Claro es que yo de base valoro mucho el contacto y no fue casual la elección del masaje como herramienta para estrechar el lazo con ella.

Pero ahora vivo esta experiencia de conexión a través del contacto cada día.

Considero que el masaje es un medio delicado, seguro, completo para entrar en relación con un bebé. Es una experiencia única, un espacio en el que nos regalamos algo mutuamente, nos damos la posibilidad de explorar cuerpo y emociones.

Pasados 2 años sigo usándolo de vez en cuando, le canto “pasito a pasito” y es como si reconociera algo, eso si: se ríe mucho

Es una experiencia muy recomendable, una experiencia que es además un espacio para compartir vivencias.>>

Si quieres conocer un poquito más sobre lo que habla Daniela, puedes ver este video en el que se muestran los beneficios del masaje infantil y cómo suele ser la dinámica de los cursos. Y si te animas a aprenderlo, puedes ponerte en contacto con nosotros para  consultar horarios.

(1) M. Fernández y Fernández-Arroyo. Estudio de masaje infantil. An Esp Pediatr 1998;48:549-550.

COMPARTELO